Hoy quiero compartirles una grata experiencia que viví el día de ayer 2 de abril (viernes Santo), pero que me dejó mucho para pensar y reflexionar.

Normalmente paso la Semana Santa en Oaxaca, pero en esta ocasión permanecí en Tapachula, por lo que decidí investigar donde podía presenciar los oficios religiosos de esta semana. Leyendo algunos artículos del periódico y de la Secretaría de Turismo de Chiapas, descubrí que en Unión Juárez escenifican la pasión de Cristo, la cual es considerada como la cuarta mejor en México (la primera es Iztapalapa), por lo que me trasladé a dicha población. Llegando vi los anuncios, la obra que escenifican se llama “EL MARTIR DEL GOLGOTA” y creo que eran mas de 100 actores los que participaron. Fué impresionante ver la puesta en escena que se desarrolló por todo el pueblo, entre las calles empinadas de Unión Juárez. Al final, el momento culminante, la Cruxificción de Jesús, junto a Dimas y Gestas. Fueron emocionantes las escenas que se presentaron, me conmovió mucho ver a María llorando al ver el sufrimiento de su hijo y aceptandolo con resignación, sabiendo que está a punto de morir. En fin, es una tradición que lleva 50 años de realizarse y que apenas empieza a difundirse por parte del municipio de Unión Juárez y de la Secretaría de Turismo, que por cierto, había bastante gente en la población y la derrama económica fue importante. Pero acá viene mi primera reflexion, a pesar de que el evento tenía el apoyo municipal y de turismo, faltó apoyo logístico para acordonar el camino por donde se escenificaría la obra así como el lugar de la cruxificción, y lo increible, NO HABIA APOYO MEDICO en un evento masivo, en donde los rayos de sol provocan insolación y desmayos, además de que algunas escenas (como la cruxificción) erán de alto riesgo tanto para actores como espectadores. Me tocó ver un desmayado y escuchar por el microfono la solicitud de la presencia de un médico para auxiliar al desmayado. ¿Donde quedaron las instituciones de salud?¿Y si hubiera habido alguna tragedia?

Una vez que se terminó la obra, me trasladé a Talquian para comer ahí, (debido a un folleto que me dieron los de turismo de Unión Juárez). El clima estaba bien rico, 21 grados, neblina por todos lados y la vista es impresionante. Me dirigí al restaurante EL AGUACATE, la comida está muy rica, pero el servicio PESIMO. ¿En que falla el servició? el personal no está organizado, se estorban unos a otros y el servicio es lentísimo. Varios comensales se fueron sin degustar sus alimentos, eso si, muy enojados. Y entonces, viene mi siguiente reflexión que resumo en esta pregunta, ¿por qué las autoridades que buscan impulsar el turismo en la región no se preocupan por capacitar a los prestadores de servicios? Esta pregunta fue el tema de debate con mi esposa para que la espera de los alimentos fuera menos larga. Si mal no recuerdo en Tapachula existe la carrera de Licenciados en Turismo, los cuales tienen mucho trabajo por hacer, ya que no basta una buena idea, hay que capacitar al recurso humano para que esa buena idea sea un éxito.

Mi reflexión final, como profesionistas, tenemos mucho trabajo por hacer, mucho por aprender y enseñar. Si queremos que esta región de la Costa y el Soconusco se vuelva un polo turístico, debemos trabajar para ofrecer servicios que hagan que el turista quede satisfecho y regrese. Esa es la tarea de cada uno de nosotros, el potencial existe ya que estamos en una zona dotada por grandes bellezas naturales, solo falta llevar a la práctica nuestros conocimientos que adquirimos en la Universidad.

Powered By DT Author Box

Written by Mtro. Gustavo Reyes Hernández

Maestro en Gestión de Tecnologías de la Información
Investigador sobre el uso de las TIC’s en la educación

Tenemos mucho por hacer
Tagged on:                         

12 thoughts on “Tenemos mucho por hacer

Leave a Reply

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers:

%d bloggers like this: