Cuando tenía como 5 años, me recuerdo estando en mi clase de manualidades en el kinder, en ese día nos tocó hacer una flor grande y amarilla, sino me equivoco era un clavel o trataba de serlo, la colorié lo mejor que pude, pelié por una crayola de tono más claro, pegué con mucho cuidado el papel crepé y amanazé con golpear si alguien me movía; finalmente vi mi trabajo terminado y corrí a mostrarselo a mi maestra, creo que le gustó mucho porque se lo llevó afuera a enseñarselo a sus colegas, situación que en ese momento no entendí y que me incomodó mucho, sentí que había hecho algo mal y que me regañarían; no recuerdo más, pero tiempo después la maestra me dijo que quería que estuviera en la escolta porque sabía que lo haría bien y me dijo algo que nunca he olvidado “tu persistencia es muy fuerte”, aunque yo no quería acepté porque admiraba mucho a esa muchacha, mi maestra, que todos los días me enseñaba algo nuevo, me corrigió tantas veces como pudo para que aprendiera a tomar el lápiz y aprendí las letras con ella.

Unos años más tarde ya en la primaria nuestra maestra enfermó y pusieron una sustituta, tenía nombre de país europeo, era bastante regañona pero era buena, sólo no tenía suficiente paciencia; a ella la recuerdo porque en cierta ocasión no me dejó salir hasta que terminara una división de dos cifras afuera, sentía en ese momento que era el problema más grande del mundo, no quería hacerlo, no podía, creo que ella vio mi angustia reflejada en mi cara porque se acerco a explicarme de nuevo y logré terminar esa operación que tanto tiempo me había llevado, me dejó ir a casa.

El sexto año lo recuerdo mucho, la maestra me eligió para un examen de zona, me preparó con mucha anticipación todos los días en el recreo repasabamos alguna lección de los libros en la biblioteca mientras mis compañeros jugaban y por las tardes mamá me llevaba a casa de la maestra para seguir estudiando, cuando ella ya no pudo atenderme me enviaron a clases extraescolares; pese al esfuerzo que hicimos todos, sólo logre un tercer lugar, pensé que la maestra se enojaría, pero me felicitó.

Recuerdo muchas cosas de mis maestros, posiblemente nos reimos cuando recordamos lo enojados que nos pusimos cuando el último día de clases al maestro se le ocurrió dejarnos de la página tal a la página tal tarea para las vaciones, y cómo olvidar cuando mandó a llamar a alguno de nuestros papás, sino es que a los dos, para decirle que no habíamos estado haciendo la tarea;  cada maestro me dio una lección distinta, me enseñó algo diferente, llevo parte de ellos en mi y les agradezco que se tomaran el tiempo de tratar de entenderme para saber educarme, por estimular mi creatividad y por lo pacientes que fueron.

En México festejamos a nuestros maestros desde 1918 en este día, y es un día para ellos libre de nosotros sus ruidosos alumnos; en lo personal admiro a los maestros cual sea el nivel en el que eduquen, porque cada alumno es distinto, no imagino lo díficil que les resulta acoplar su clase para que todos podamos entenderla, eso es de admirarse. Finalmente ellos son personas con necesidades y problemas como todos, pero que siempre están ahí dispuestos a enseñarnos algo.

No los olvidaré nunca, ellos me han empujado a ser lo que ahora soy y para todos ellos:

aestro, tu que sin interés

lguno y con dedicación te empeñaste en

nseñarme y explicarme las lecciones, tenías la esperanza,

abías y estabas seguro  que con el

iempo y con esfuerzo aprendería de ti, eres

esponsable de mi conocimiento y me llena de

rgullo ser tu alumno y poder llamarte maestro, mi maestro.

A mis maestros de la universidad, por ser más que mis maestros, por confiar en mi, muchas gracias y felicidades a todos, un abrazo.

Powered By DT Author Box

Written by admin

A mis maestros
Tagged on:                                                     

6 thoughts on “A mis maestros

    1. zUt

      Está muy lindo lo que escribiste, demuestras con esas líneas que la labor de un maestro siempre deja huella en todos sus alumnos. A pesar de que estamos viviendo tiempos difíciles en donde ha decaído mucho la labor del maestro, su papel es fundamental en la formación de lso estudiantes.

      Gracias por guardar recuerdos tan bonitos desde tus primeros maestros hasta los que actualmente desempeñamos esa función en tu educación, ¡¡muchas gracias!!

  • Aprovecho para felicitar a todos MIS MAESTROS, donde quiera que se encuentren, los recuerdo a todos con mucho cariño, ya que todos pusieron su granito de arena para que yo me formara académicamente.

    En especial, a mis padres, de quienes aprendí a amar esta vocación, son unos verdaderos maestros. A mis tios, muchas felicidades.

    Y a todos los profesores de México, MIL FELICIDADES!!!!!

Leave a Reply

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers:

%d bloggers like this: